Nuestra privacidad digital [Opinión]

MEGA, es un servicio de almacenamiento en la nube (File Cloud Storage): Ofrece 50GB de almacenamiento gratis, dispone de un alto mecanismo de privacidad, a tal punto, que si pierdes la contraseña (utilizada para encriptar/codificar tus archivos), pierdes acceso a los mismos. Posee aplicaciones en la mayoría de plataformas (móviles y no móviles) y una aplicación Web.

Hoy, hace unas horas me he enterado de que Kim DotCom (fundador del servicio de almacenamiento en la nube MEGA), ha dicho públicamente que debido a la alta adquisición de acciones por parte de un inversionista chino acusado de fraude, ya no confía en la integridad de los servicios de MEGA y ha renunciado/salido de la entidad corporativa.

¿A qué viene todo esto? Pues que ahora, aquellos usuarios que se sentían seguros en MEGA, buscarán alternativas, nuevas opciones que puedan satisfacer sus necesidades (sí, la privacidad es una de ellas) tanto técnicas como económicas. [Ver Almacenamiento en línea y alternativas a MEGA]

Hace más de un año lo venimos utilizando con fines de sincronización de archivos, archivos compartidos, chat privado en equipo entre otros puntos a favor, siendo el principal de todos, la privacidad. Privacidad que se intentaba recuperar luego del sentimiento de “invasión a la propiedad” que desprenden servicios como Dropbox, SkyDrive / OneDrive o Google Drive, todos, servicios de almacenamiento con sede en los Estados Unidos (USA) y que consecuentemente están regidos por las leyes electrónicas americanas donde el gobierno, puede contar con el derecho legal de acceder a las informaciones de sus usuarios.

Sí, puede que sea el mismo tema de –No tengo nada que esconder, ¿por qué me preocuparía mi privacidad?– si es así, ¿Por qué vestirnos en nuestras habitaciones? ¿Por qué no hacer públicas nuestras conversaciones de WhatsApp o Facebook Messenger? ¿Por qué a los que recurren a la pornografía, prefieren a hacerlo en la soledad y/o aislamiento? Es porque todos queremos  y tenemos el derecho de privacidad.

Algunas personas tienen algo que ocultar, pero no es algo que el gobierno debería tener el poder de revelar. La gente se esconden muchas cosas de incluso sus amigos y familiares más cercanos: el hecho de que son gay, el hecho de que están enfermos, el hecho de que están embarazadas, el hecho de que están enamorados de otra persona (infidelidad). Aunque su vida privada pueda ser especialmente sencilla / simple, eso no debe conducir a apoyar políticas que interfieran en las más complicadas vida de los demás. Hay una razón por la que llamamos vida privada.

– Lifehacker

No debemos obviar o alejar la privacidad por el hecho de que ahora no la necesitemos, no la utilizamos, somos “transparentes”, etc. Porque ¿Qué pasaría si los presidentes, empresarios e inversionistas dispusieran al público de sus cuentas o registros y precios de inversiones? Es más, en el caso de los empresarios e inversionistas, el gobierno puede tener derecho a dichos registros pero siendo documentos legales y dentro del marco legal, no más, no menos, por lo que ellos (las organizaciones), hacen uso importante de la privacidad.

Tenemos hoy día tan poca cultura digital, que siquiera sabemos cuáles y qué hacen nuestras aplicaciones de nuestros teléfonos. Llegamos al punto que le decimos a un tercero –Instala en él lo que creas– ¡y cuidado con que a esa persona le guste descargar desde el Black Market de Android! Rancho de virus y malwares. Menos nos preocupan los permisos que una aplicación pudiera utilizar, desconociendo muchos que muchas aplicaciones utilizan la cámara y micrófono del dispositivo sin avisar al usuario. U otras, simplemente se mantienen leyendo cada mensaje que recibamos, principalmente los SMS.

Con la tecnología y las redes sociales, hemos perdido un gran sentido de lo que es ser privado, conservado, precavido y proactivo. Ya la seguridad al cruzar la calle o no andar de noche desapareció en lugar de ser reemplaza por ver con quiénes nuestros hijos de 13 años chatean a la media noche o nosotros agregando a desconocidos sin fotos que nos envían invitaciones por Facebook o hasta WhatsApp (que es nuestro número personal).

Incluso nuestro correo electrónico, una de las tecnologías que más utilizamos en estos días, puede estar siendo consultada y analizada según su proveedor de correos. Ejemplo de ello, es Google y su análisis de los mensajes entrantes, TODOS los mensajes entrantes donde ellos mismos lo afirman alegando que es con meros fines de “publicidad personalizada”.

Para la gestión segura (o de las más) de correos electrónicos, el servicio ProtonMail es una alternativa. Cuenta con un servicio gratis y 1GB de espacio. Utiliza encriptación de punta a punta y una segunda contraseña para encriptar la bandeja de entrada (sí, adicional a la de inicio de sesión). Y mientras desarrolla sus aplicaciones móviles, cuenta con un servicio de notificación indicando que tenemos un nuevo mensaje sin leer. Esto, de la manera más segura y protegida posible.

¿Cómo defines tu privacidad? ¿Conoces más aplicaciones que apoyen / protegen la privacidad?

Artículos de interés

Anuncios

¿Quieres agregar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s